Acciones que podemos hacer

Basándonos en los grandes desafíos de una alimentación sostenible, esperamos que puedes encontrar soluciones y respuestas a tus dudas y ganas. ¡Buen provecho!

Divulgación

Tres acciones para empezar

Hay mucha gente aún que tiene dudas sobre estas 3 acciones de sostenibilidad. Son simples, y tienen realmente  mucha importancia. Te lanzamos un pequeño desafío para que las tengas tan integradas como tu café del desayuno ☕

  • huevos
  • Consumir antes
  • Sellos responsables

Huevos

El primer número que se presenta en el largo código inscrito en cada huevo tiene un valor muy importante. Indica en qué condiciones han sido criadas las gallinas y por lo tanto cómo podemos elegir una producción más respetuosa del bienestar animal. Responde a unos criterios definidos y vigentes en la producción agraria, tanto aquí en Cataluña como en toda Europa. 

0: Producción ecológica. Pienso bajo los criterios del sello Bio. Acceso al aire libre.

1: Suelen denominarse gallinas camperas. Estan criadas al suelo con acceso al aire libre.

2: Criadas al suelo sin acceso al aire libre.

3: Criadas en jaulas, modelo  intensivo.

El objetivo que lanzamos: Consumir solo huevos 0 y 1 y evitar el 2 si puede ser. Prohibir la producción en jaulas (núm 3) que representa ser un sufrimiento inaceptable para las gallinas (menos de una hoja A4 por gallina).

Fecha de caducidad Vs consumo preferente

El despilfarro alimentario medio es de 34 kg/año por habitante en Cataluña. Según datos a nivel español, un 40% (en particular los jóvenes de 25 a 34 años, ¡muy mal!) de la población sigue confundiendo estos 2 conceptos. 

Vamos, que quede bien claro:

LA FECHA DE CADUCIDAD / CONSUMIR ANTES DEL: indica la fecha en la que su consumo posterior puede representar un riesgo para la salud. Recomendamos ir con precaución pero confiar también en sus sentidos antes de tirarlo (ej: YOGURT).
EL CONSUMO PREFERENTE / CONSUMIR PREFERENTEMENTE ANTES DEL:  se refiere a la fecha por la que su consumo posterior no representa ningún riesgo para la salud, sino que puede causar algunas variaciones de gusto o textura. Total, el producto puede durar mucho más (ej: PASTA).

¿Ahora sabes que hay productos que (casi) nunca caducan?

Los sellos para un consumo más “responsable”

Nos gusta poner “responsable” entre comillas porque nos suena siempre un poco pretencioso. Pero no es el tema. Lo que nos importa aquí es poder identificar rápidamente los sellos habituales cuando nos vamos de compra. 

Esos sellos, con unas normativas claras, reguladas y un control regular (aunque mejorable), nos ayudan a garantizar un consumo más respetuoso del medio ambiente, de lo(a)s trabajadore(a)s y de los animales. 

Ojo, no consideramos los sellos como la panacea, no son del todo ejemplares, y como consumidor tenemos que guardar siempre una mirada crítica. Además, hay productores que trabajan “bien” sin sellos. Pero, si no tenemos más información y garantías, es muy recomendable fijarse en ellos (Ojo no en los falsos sellos o iconos inventados por ciertas marcas que no garantizan nada).

 

Productos ecológicos: Regulada por las instituciones públicas, se identifican a través de la hoja verde europea (1) o del sello catalán CCPAE (2). También se valora el sello catalán que nos indica un producto de proximidad (3)

Comercio justo: Regulado por las instituciones públicas, garantiza un salario más justo a los productores además de medidas respetuosas del medio ambiente. Los productos más conocidos asociados al comercio justo vienen habitualmente de países lejanos y son el café, el chocolate o el azúcar. Encontramos sobre todo en España: Fair Trade International (4), Fair For Life (5), SPP.COOP (6).

Existen también programas voluntarios de sostenibilidad como UTZ o Rainforest Alliance, que, por ser privados, nos piden estar más atentos aunque son interesantes. (tienen normas menos contundentes y suelen comprar a los productores a un precio más bajo, como con el café por ejemplo).


Pesca sostenible: Para proteger mejor el medio marino, hoy en día en España dominan los sellos Marine Stewardship council MSC (7), y su correspondiente para la piscifactoría, el Aquaculture Stewardship council  ASC (8). No obstante, a pesar de todos los beneficios que ha podido aportar esta iniciativa privada, no es ejemplar, y como buen consumidor hay que saber mirar más …. a fondo.

Los grandes retos de la alimentación sostenible y saludable

¡Rollo buffet! hay mucho que probar pero hemos intentado que fuera lo más digerible posible 😉

Consumir de proximidad y de temporada

  • Empezar por

    Buscar siempre productos que estén producidos lo más cerca de dónde vives. Globalmente, hasta 100 Km a tu alrededor es lo que se considera un consumo local (se puede extender a 250 km para los productos que no se producen cerca). ¿No se produce en Cataluña? Apliquemos la misma regla (preferir un aguacate de Andalucía o uno de México por ejemplo).

  • Seguir con

    Tener a la vista un calendario de verduras y frutas de temporada de Cataluña. En la cocina y/o el móvil. ¡Explorar y cocinar cada temporada de mil maneras!

  • ¿ Y qué pasará con mi bolsillo?

    Para los productos de temporada, el incremento de la producción suele bajar los precios (el tomate en agosto es más barato que en enero). Hay que aprovecharlo. Ahora, parece contradictorio, pero puede ocurrir también que los productos locales de pequeños productores salgan más caros. Cuestión de escala y de nuestro modelo actual globalizado. ¿Pero tanto queremos que TODAS las fresas vengan de Huelva y su inmenso mar de plástico?

Vegetalizar tu alimentación reduciendo tu consumo de carne

  • Empezar por

    Asegúrate que la carne es de proximidad, bío de preferencia, y que el ganado ha sido alimentado con un pienso local, catalán, español (o europeo). Exige lo mismo cuando vas un restaurante.

  • Seguir con

    Pasa a un régimen flexitariano, empezando desde 4 comidas/semana con carne para llegar a 1 o 2 comidas/semana.

  • ¿ Y qué pasará con mi bolsillo?

    Consideramos que hay que cambiar el chip y asumir que hay que pagar más por la proteína animal. Pero como consumiremos menos carne, podremos equilibrar las cuentas, e incluso ahorrar.

Reducir el despilfarro alimentario

  • Empezar por

    Tener claro la diferencia entre la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente. Ver les 3 acciones básicas más arriba. Te lo explicamos.

  • Seguir con

    El acopio excesivo es obviamente la razón principal de nuestros desperdicios. Pero combinar un inventario regular de lo que tenemos con unos rincones dedicados en la nevera y en su despensa para aquellos productos que consumir en prioridad, nos ayudará a controlar esos desperdicios. Y ya lo sabemos, hay que cuidar sobre todo las frutas y verduras.

  • ¿ Y qué pasará con mi bolsillo?

    Solo hay beneficios, por supuesto. Además, aprendiendo a cocinar los productos al 100% te permitirá ahorrar aún más.

Seguimos.. el ritmo

Tocando los puntos y acciones que podemos hacer.

Productos ecológicos

Empezar por

Fijarse bien que el producto tenga el sello Bío. Ver les acciones básicas más arriba. Te lo explicamos.

¿Y qué pasará con nuestro bolsillo?

Es cierto, consumir biológico suele representar un sobre coste y ciertas marcas pueden aprovecharse de las modas para aumentar los precios. Ahora, hay que entender que la producción biológica se acerca más a un precio normal, ya que  evitar el uso de pesticidas sintéticos reduce el rendimiento y requiere más personal en el campo (da más empleo). Hoy en día, hay numerosos alimentos y productos bío cuya producción representa un precio cercano a lo “convencional”. Empecemos con ellos.

Pescado sostenible

De base

Los mares están ya muy explotados. Toda la comunidad científica recomienda urgentemente un consumo más ocasional. Puedes elegir un pescado de piscifactoría, pero en ambos casos cuida de tener más garantías sobre la protección del medio marino y/o el bien estar animal.

Empezar por

En la pescadería, procura que el pescado provenga de lonjas catalanas, desde barcos de pesca artesanal (salen al mar máx 24 horas, dentro de los límites del mar territorial, y con barcos inferiores a 12 metros). En el supermercado, fíjate en el sello MSC o ASC para la piscifactoría (Ver las 3 acciones básicas más arriba. Te los explicamos.)

Seguir con

Es esencial preguntar en las pescaderías, ya que son varios los criterios para asegurar una pesca más sostenible. Por ejemplo, Los pescados tienen sus temporadas y muchos están ya sobreexplotados, especialmente en el mediterráneo. Otro criterio esencial: preguntar sobre los métodos de pesca (recomendamos ante todo los artes de líneas y anzuelos, así como trampas y nasas. Por el contrario, los arrastres de fondo o de vara perjudican altamente el medio marino)

¿Y qué pasará con nuestro bolsillo?

No te afectará, al contrario. Consumir pescados menos explotados y “comerciales” suele resultar más económico.

Comprar vía los circuitos cortos

Empezar por

Además de favorecer el consumo local, comprar en circuitos cortos significa prescindir de circuitos de distribución para relacionarse directamente con los productores. Aún no hay mercado de pagès” al Poblenou pero te aconsejemos unirte a unas de las múltiples cooperativas de consumo ecológico que ya existen en el barrio. VER EL MAPA.

Seguir con

Existen también opciones de compra online. Nosotros te recomendamos Latavella o también el proyecto  Arrels.

¿Y qué pasará con nuestro bolsillo?

Relacionarse directamente con los productores permite reducir claramente los precios. ¡Algunos de La cuina que canta formamos parte de cooperativas de consumo y te lo re-confirmamos!

Evitar el plástico y comprar a granel

Empezar por

Tenemos la suerte de tener varias tiendas a granel en el barrio, con una oferta muy variada (VER EL MAPA).

Seguir con

Haz una lista de los alimentos que sueles consumir y piensa simplemente: ¿podría prescindir del embalaje?

¿Y qué pasará con nuestro bolsillo?

Las tiendas a Granel representan un sector aún emergente y suelen trabajar con productos más locales, de mejor calidad  o bío. Por eso, a pesar de prescindir de los envases, pueden a veces tener precios más altos en comparación con un supermercado. Os recomendamos ir probando, lo cierto es que productos básicos como la pasta, el arroz, la harina, las legumbres o los frutos secos representan un buen comienzo.

Potenciar el comercio justo

De base

Reconocer los sellos de comercio justo. Ver las 3 acciones básicas más arriba. Te lo explicamos.

Empezar por

Difícil tocar a nuestro dulce chocolate, pero, como no ver las numerosas críticas que recibe el sector por las duras condiciones laborales y el trabajo infantil ilegal presentes en países africanos como Costa de Marfil o Ghana (mayores productores al nivel mundial). Comprar chocolate con un sello de comercio justo reconocido protege y beneficia claramente a las comunidades locales.

Seguir con

Industrias como la del café o el azúcar suelen ser punto de mira por sus daños ambientales o condiciones de trabajo. En el caso del azúcar, os recomendamos consumir panela, el azúcar menos refinado del mercado. Es más “sano” y muy habitual en comercio justo.

 

¿Y qué pasará con nuestro bolsillo?

Por lo general es un poco más caro que los productos “convencionales”. ¿Pero como hablar de sobrecoste cuanto se trata de retribuir los productores a un precio justo, que les permite vivir decentemente de su oficio? No hay punto de comparación.

Evitar los productos ultra procesados

Empezar por

Reduce los productos cuya lista de ingredientes incluye nombres que no tendrías en casa (jarabe de glucosa-fructosa, proteínas hidrolizadas, almidón modificado, dextrosa en polvo, etc). En general, evita las listas de ingredientes demasiado largas (no más de 4 o 5 ingredientes).

Seguir con

El uso de muchos aditivos en la industria alimentaria es un tema amplio y complejo. Sin embargo, como principio de precaución y en vista de varios estudios científicos relacionados con el aumento de alergias, intolerancias, desarrollo de cánceres, etc., se recomienda evitar sobretodo los siguientes aditivos:

  • E 133 Azul brillante FCF
  • E 150 c – Caramelo Amónico
  • E 150 d Caramelo amónico de sulfato
  • E 171 Dióxido de titanio
  • E 250 nitrito de sodio
  • E 621 Glutomato Monosódico
  • E 950 Acesulfamo K
  • E 951 Aspartamo
¿Y qué pasará con nuestro bolsillo?

¡Nada especial, solo comerás más sano!

Cuidar el bienestar animal

Empezar por

Prohíbe los huevos nº3 de tu alimentación. Ver las 3 acciones básicas más arriba. Te lo explicamos.

Seguir con

La producción industrial de aves y cerdos es seguramente una de las más preocupantes con respecto al bienestar animal. España y Cataluña, líderan el mercado del cerdo en Europa. Además de bajar el consumo general de carne, os recomendamos altamente comprar cerdo y pollo ecológicos, o al menos pollo de corral.

 

¿Y qué pasará con nuestro bolsillo?

Consideramos que hay que aceptar pagar más por la proteína animal. La industria basada en el precio siempre más bajo ha creado un sistema insostenible y muy criticable con respecto al cuidado animal. Es tiempo de revertirlo.

Favorecer la biodiversidad

Empezar por

Por no usar pesticidas de síntesis, la producción ecológica contribuye claramente a preservar la biodiversidad.

Seguir con

Explorar las múltiples variedades que existen de verduras y frutas. Comprar o reclamar a los comerciantes   productos típicos de Cataluña y  aquellos alimentos que se han “perdido con el tiempo”. Lo que nos puede ofrecer la naturaleza es MUCHO más variado que las 5 verduras que encontramos en el supermercado…

¿Y qué pasará con nuestro bolsillo?

Por comprar productos biológicos, es posible que te cueste más (ver la sección arriba: consumir productos ecológicos). Por lo demás, nada especial, ¡solo comerás más diverso y rico!

Shopping Basket