Budín de calabacín

Después de haber despedido a la calabaza junto con el invierno, propongo recibir el verano con un producto de temporada y qué mejor que el calabacín para encabezar la lista!

Para: 3-4 personas ǀ Tiempo de preparación: 25 min ǀ Tiempo de cocción: 25 min aprox.

Ingredientes

4 calabacines grandes / 1 cebolla / 2 zanahorias / 2 huevos / Pasas / Pan rallado / Aceite de oliva virgen extra / Sal y pimienta recién molida

Preparación

Cortar los calabacines (pelados o no) en rebanadas o cubos y hervirlos. Yo lo hago al vapor para conservar mejor su color y sabor. Una vez cocinados, quitarles el agua, ayudándote de un colador y aplastándolos, o con un filtro de algodón (un trapo que permita filtrar, vamos). Por separado, preparar un sofrito con la cebolla picada fina y la zanahoria rallada. Se junta todo, agregando los huevos y el pan rallado a gusto (ir viendo que adquiera un poco de consistencia, pero sin pasarse). Aliñar con sal y pimienta. Las pasas son optativas, aunque yo las recomiendo. Es algo que incorporé con los años a esta receta y me gusta mucho cómo queda. Incorporar la mezcla a una fuente de horno y espolvorear por encima un poco de pan rallado para que le un efecto dorado. Soy bastante de olfato para cocinar y diría que con 25 minutos de horno a 180-200 grados, ya estará. Piensa que todo está precocinado. Solo es cuestión de darle tiempo al huevo y el pan rallado para que el budín cuaje.
Ya que tendremos el horno encendido, recomiendo acompañarlo de patatas al horno con romero. ¡Hacen muy buen match!

Lo que nos canta esta receta

De calabacines hay variedades, formas y colores para elegir. Y también muchas maneras de consumirlo, así que comenzaré por uno de mis platos favoritos, muy celebrado en general: el budín de calabacín, o de zapallitos italianos como se llama en mi país. Eso sí, elige productos ecológicos y de proximidad para acabar de hacer este plato saludable y sostenible. Si es así, recomiendo utilizar los calabacines con cáscara para aportar color y no perder sus propiedades.
Yo utilizo calabacines verdes y blancos de els Pallaresos (Tarragona), de donde sé que el Cesc, nuestro productor de la cooperativa de consumo Mespilus, los trae bien cuidados, a la vez que apoyamos un proyecto productivo ecológico, local y a pequeña escala (qué mejor!).
Esta receta es histórica en mi familia. Yo la heredé pero la he ido variando un poco. Si te la haces tuya, te aseguro que triunfarás. Y si le aportas tu toque personal, lo comentamos en este recetario 😉

Para acompañar esta receta con música

En memoria de mi abuela y un guiño a mi madre que me han enseñado estas y tantas otras cosas en la vida, esta linda canción que sé que le encanta.

¡Ayúdanos a cantar más alto!

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *