Els comerçs verds han llegado al mercado del Poblenou

Seguramente habréis visto recientemente en el mercado del Poblenou unos carteles que dicen “Comerç verd”. Es una iniciativa clave. Os la presentamos y os compartimos nuestra humilde opinión.

Desde hace un par de meses, seguramente habréis visto en el mercado del Poblenou unos carteles que dicen “Comerç verd”. Es una iniciativa clave que nos parece muy valiosa, y que merece que las vecinas y los vecinos del barrio le prestamos atención. Participa ni más ni menos en apoyar un cambio de modelo agroalimentario, facilitando la viabilidad de la agricultura y la ganadería local y sostenible. Os lo presentamos y, de paso, os compartimos nuestra humilde opinión. 

¿Qué son “els comerçs verds”?

Es una de las iniciativas más relevantes de Barcelona Capital Mundial de l’alimentació sostenible y, por lo tanto, de las políticas públicas recientes de l’Ayuntament de Barcelona en cuanto a alimentación sostenible y consumo responsable. Consiste en multiplicar y aportar más visibilidad a los productos de proximidad, ecológicos, de pagès en los mercados municipales de la ciudad. 

Empezó con seis mercados y desde noviembre 2021 se extendió a todos los mercados municipales, incluido el de Poblenou. Según datos del Ayuntament, se han sumado ya 577 establecimientos, un 52% del total. 

Se puede identificar en las paradas colaboradoras mediante unas pancartas “comerç verd” y las etiquetas correspondientes para los productos de proximidad que soneco, de pagès, de elaboración propia o bien de las lonjas de nuestras costas.  

Podréis encontrar más información aquí: Comerç verd

Mercado del Poblenou

Esta iniciativa está coordinada conjuntamente entre l’Institut Municipal de Mercats de Barcelona (IMMB), el Comissionat d’Economia Social i Solidària i Política Alimentària de l’Ajuntament de Barcelona i la Federació de Mercats Municipals de Barcelona (FEMM). 

¿Por qué esta iniciativa es importante?

Como bien sabemos, los mercados municipales son parte de la identidad de Barcelona. Fomentan el pequeño comercio, contribuyen a la vida social del barrio. Consideramos que son imprescindibles para evitar que los grandes supermercados acaparen gran parte del consumo alimentario. 

No obstante, coincidimos en que no se alineaban lo suficiente con los grandes cambios que requiere nuestro sistema agroalimentario: favorecer los circuitos cortos de distribución, fomentar mejores condiciones de vida a la pequeña pagesia catalana o incentivar el consumo ecológico. 

Parece neutro o políticamente correcto decirlo así, pero se trata ni más ni menos de encaminarnos seriamente a proteger nuestra biodiversidad, nuestra soberanía alimentaria y  frenar el cambio climático. Como nos lo recuerda el mismo proyecto, está en juego «facilitar la viabilidad de la agricultura y la ganadería local y sostenible.» 

Nos hubiera gustado…

Ahora, para participar del debate de manera constructiva, después de unos meses de evolución del proyecto en el mercado de Poblenou, nos quedamos con unas cuantas dudas y reflexiones.

¿Dónde están las etiquetas?

¿Sería solo cuestión de tiempo?, pero parece que muchas paradas no están identificando los productos con las etiquetas (ver arriba). Esperamos que sea pronto. 

Falta de información

Si bien nos parece relevante y útil el objetivo de acentuar el carácter «prescriptor» de los comerciantes, podemos entender, por otro lado, que con una cola de clientes que atender, tengan poco tiempo para esto. Es además una difícil misión hacer entender los desafíos que están en juego. 

Un panel informativo, presente en un lugar adecuado, hubiera podido transmitir los valores del proyecto, extendiendo la información sobre los beneficios de la agricultura ecológica, de comer de proximidad, de proteger la pequeña pagesia…en fin, de poner en valor la necesidad de la soberanía alimentaria. 

Cierta confusión sobre la proximidad

Entendemos que todos los productos «comerç verd” son de proximidad, es decir de Cataluña, tal como está indicado en la presentación. Entonces, ¿por qué haber creado una etiqueta específica “producte local”? Crea cierta confusión además de no estar seguros de lo que se considera “de proximidad” (¿Se puede extender a fuera de Cataluña aunque los mismos productos se producen aquí?)

¿Es un sello?

Hemos leído en varias ocasiones que la iniciativa se identificaba como un sello. No ponemos en duda que pudiera serlo, pero entonces consideramos que debería responder a un pliegue de condiciones mucho más claro, preciso y visible para el consumidor, como cualquier sello.

El etiquetaje podría ir más allá

¡Puede ser que veamos demasiado a lo grande! pero nos hubiera encantado que esta iniciativa participe en incentivar las variedades autóctonas de Cataluña, como los productos  IGP y DOP (respectivamente Indicación Geográfica Protegida y Denominación de Origen Protegida), las olvidadas o menos conocidas. Los mercados podrían ir más allá para defender la autenticidad de los productos locales y hacer de la biodiversidad un eje central de su oferta.

¡Ayúdanos a cantar más alto!

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *