¿Qué significan los números de los huevos?

Tortilla de patata, huevos fritos, postres, etc.. los huevos nunca faltan en la mesa. Es importante saber que hay diferencias muy importantes que tomar en cuenta a la hora de comprar un huevo ecológico o de producción intensiva.

Os hacemos un repaso de todo lo que necesitáis saber para consumir huevos respetando el planeta y el bienestar animal, mirando también el tema precios o identificando los huevos catalanes.

Con la gran cantidad que consumimos, tenemos el poder de promover un sistema alimentario más sostenible. El consumo consciente de huevos es un gran y simple primer paso.

Producción y etiquetaje de los huevos

El sistema de identificación es exclusivo de los huevos de gallina. Ninguna otra producción animal o vegetal no procesada lleva un sistema similar. 

Como en toda Europea, los huevos destinados al consumo humano en Cataluña llevan impreso un código que identifica el sistema de cría de las gallinas, el país de origen y el número distintivo del productor. Nos certifica que la granja de origen está registrada y controlada. 

Es importante saber que la identificación se puede encontrar tanto impresa en la cáscara del huevo como en el envase, siendo en este último la única obligación por ley (por cierto, la impresión en la cáscara no representa ningún riesgo para la salud… obviamente).

Desglosemos ahora los diferentes sistemas de cría de las gallinas, es decir el por qué de este artículo: entender mejor que representa el modo de producción asociado a cada número. 

El primero número de los huevos: explicación e implicaciones

N.º 0: De producción ecológica. 

N.º 1: De gallinas camperas, criadas al aire libre.

N.º 2: Criadas en suelo.

N.º 3: Criadas en jaula.

Número 0: Huevos ecológicos, huevos de producción ecológica

En Cataluña, este método de producción está certificado por el CCPAE, el único organismo a cargo de otorgar las licencias, y controlar los establecimientos registrados para que apliquen los criterios de producción ecológica correspondientes al sector. Se reconoce a través del propio sello del CCPAE, pero también de la hoja verde europea, ya que aquellos criterios son idénticos y se aplican en toda la unión europea.

Dicho eso, comprar huevos ecológicos es mucho más que un simple número: os garantiza que las gallinas viven en condiciones adecuadas a su naturaleza y reciben una alimentación ecológica.

Al comprar huevos ecológicos, estáis apoyando esas condiciones:

  • > Las gallinas pueden circular libremente en un espacio al aire libre, el límite siendo de 2500 gallinas/hectárea (corresponde a 4 m2/ave). Les garantiza poder desarrollar su actividad natural gallinácea (buen nombre verdad?!), como… volar.
  • > En el interior, el espacio debe ser de mínimo 6 aves/m², pudiendo circular libremente también.
  • > Deben tener ocho horas de oscuridad ininterrumpida, dentro de la nave o del espacio en el que vivan.
  • > La alimentación es ecológica (mín. 95%). Garantiza un pienso sin transgénicos, sin pesticidas o aminoácidos sintéticos y otros activadores de crecimiento. Las gallinas pueden comer la hierba y los insectos que se encuentran en el exterior.
  • > El uso de medicamentos está muy restringido.
  • > Está prohibido utilizar colorantes sintéticos para la yema de huevo.

> En ningún caso se permite el corte de picos, salvo casos excepcionales.

Esas condiciones hacen que el precio sea más elevado que otros métodos de producción.

Número 1: De gallinas camperas, de pagès, criadas al aire libre, en libertad

Con un huevo, o un envase, que lleva el número 1, encontraremos un acceso permanente a un parque exterior, lo que le acerca a la producción ecológica. 

No obstante, las diferencias entre los huevos 1 i 0 se sitúan en que:

  • > El pienso para las gallinas de huevos nº1 no responden a los criterios ecológicos. 
  • > La densidad máxima en interior es de 9 aves/m2 y en exterior de 4 m2/ave.

Es un método de producción que os recomendamos, ya que permite también un entorno en el que las gallinas pueden vivir según sus necesidades básicas.

También se suele vender a un precio más accesible (ver tabla más abajo).

Número 2: Criadas en suelo

Este método de producción nos parece mucho más controvertido. Primero por su “marketing verde”. Imágenes de granjas, el uso de un vocabulario engañoso (un “huevo fresco” no garantiza muchos más criterios) nos hacen creer en el mito de una producción a pequeña escala, respetuosa del bienestar animal. Son prácticas de marketing que merecerían ser controladas, ya que expresan una realidad muy lejana de las naves en las que se acumulan miles y miles de aves. Veamos las condiciones del huevo nº2:

  • > Las aves no tienen acceso al exterior. Viven toda su vida bajo la luz artificial, sin conocer lo que sería… pisar la tierra.
  • > La densidad máxima en interior es de 9aves/m2 , con el matiz de que en la nave se puede poner niveles, es decir pisos. Suele haber nidos y perchas.
  • > En algunos casos se corta el pico a las gallinas para que no se agredan unas entre ellas o a sí mismas.

No es un modo de producción que recomendamos, por el trato animal que no corresponde a las necesidades básicas de las aves. Además, su precio es apenas más barato que los huevos nº1 (ver más abajo).

Número 3: Producción en jaula

Es el método más industrial ya que las gallinas viven toda su vida en jaulas, en naves de varios pisos. En este modo de producción, encontramos:

  • > La densidad en la jaula es de 750 cm²/ave… es un poco más que una hoja dina 4.
  • > Se suele encontrar desde 15 hasta 60 aves por jaula, generando estrés y a menudo violencia entre ellas. No pueden estirar sus alas, una necesidad muy básica.
  • > Las gallinas pisan sobre rejas, lo que les puede provocar heridas.
  • > La luz natural es inexistente o muy reducida, lo que debilita fortalecer sus huesos.
  • > Se les suele cortar el pico para minimizar los actos de violencia.

Cabe mencionar que este método de producción en jaula está ya muy criticado por muchas organizaciones y empresas. En junio 2021, la propia Comisión Europea ha acordado eliminar gradualmente las jaulas para animales de granja en toda Europa para 2027. 

Es un modelo intensivo que genera mucho sufrimiento y que, desafortunadamente, representa cómo nuestra relación con el mundo animal se ha degradado en pocas décadas. Es indigno de nuestros tiempos y, como consumidores conscientes, podemos participar en revertir esta situación. Recordamos que lamentablemente, España es el país europeo con mayor número de animales enjaulados (CIWF):

  • > 88% de las gallinas ponedoras.
  • > 99% de los conejos.
  • > 88% de las cerdas en jaulas de gestación.
  • > 98% de las cerdas en jaulas parideras.

En total más de 88 millones de animales, incluidos también los patos, las codornices y las ocas, pasan toda o gran parte de su vida en jaulas.

Comparación de precios

Antes de todo, queremos recordar la importancia de comprar mayormente en tiendas pequeñas del Poblenou o del barrio dónde vivís. De esta manera, apoyamos al desarrollo social y económico de nuestros barrios y al pequeño negocio, así como ayudamos a regular la influencia – a menudo controvertida – que puedan tener los grandes distribuidores.

Ahora, con el fin de facilitaros una información que se pueda comprobar fácilmente, decidimos hacer nuestra comparación de precios con 3 supermercados. 

Hemos seleccionado el precio más bajo que se presenta en sus tiendas online* para los envases de 6 huevos de clase M o L (los XL son más caros) + de 12 huevos cuando no había de 6.

* Podéis encontrar otra oferta en las tiendas físicas.

conclusión sobre la comparación de precios:

Los huevos de pagès o camperos nº1 no representan un sobrecoste importante. Empezar con ellos y, si os lo podéis permitir, comprar huevos ecológicos, al menos de vez en cuando.

Informaciones adicionales:

  • > En Lidl, ya han prohibido los huevos nº3.

¿Cómo reconocer un huevo catalán?

En Cataluña, La gran mayoría de los huevos envasados se producen en esas 4 provincias.  Para priorizar un consumo de proximidad, os recomendamos fijaros bien en el número de la provincia.

CONCLUSIÓN:

Un consumo más consciente de huevos es tan sencillo como fijarse en el código del huevo. Es un primer paso simple y accesible hacia una alimentación sostenible, además que vamos con bastante retraso en Cataluña con respecto a Europa.

De ahora en adelante: la tortilla de patata con huevos nº1 o nº0 😉

¡Ayúdanos a cantar más alto!

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *