Unos datos que conocer sobre el desperdicio alimentario

Unos datos útiles para situar mejor el problema del desperdicio alimentario, especialmente en Cataluña. Si tienes más preguntas, háznoslas saber en los comentarios, investigaremos y te responderemos aquí.

En una primera parte, hemos seleccionado unos datos “destacables”, de los que empaparse, digerir y difundir a sus amigos/as… ¡en fin, los que deberíamos tener en mente y poder sacar para empezar la conversa!

En una segunda parte, más abierta, seguimos con un “pregunta/respuesta” probando de responder a muchas otros interrogantes que nos vinieron a la cabeza.

Estáis invitad@s a participar, completando esta segunda parte. Haznos saber tus preguntas en la sección comentarios, las investigaremos y probaremos de traerte la respuesta más fiable para incluirla en este artículo.

En Cataluña:

  • Se desperdicia unos 35 Kg de comida/año/persona en Cataluña. Cifra que equivale a lanzar la comida consumida durante 25 días o a nutrir a más de 500.000 personas durante un año. (Agència de Residus de Catalunya)
  • Se desperdician anualmente 262.000 toneladas de alimentos, el 7 % del volumen total adquirido por las familias y restaurantes. (Diagnosi del malbaratament alimentari a Catalunya, Universidad Autónoma de Barcelona – UAB)
  • En Barcelona un ciudadano consume anualmente 550 kg de comida, lo que supone un gasto de 1.560 euros por persona y año. La pérdida anual a causa del derroche es de 112 euros por habitante, o de 841 millones de euros para toda Cataluña. (barcelona.cat)
  • Las 262.471 toneladas de alimentos derrochados en 2010 en Cataluña equivalen al 20% de toda su superficie agraria útil (Agència de Residus de Catalunya, 2012) 
  • Las emisiones generadas por estos alimentos derrochados (desde su producción hasta su gestión) superaron las 520.700 toneladas de CO2, el equivalente a las emisiones de unos 20.300 automóviles a lo largo de toda la vida útil (Agència de Residus de Catalunya, 2012)

En España: 

El desperdicio alimentario en los hogares no retrocede. “En España se desperdiciaron 1.364 millones de kilos de alimentos en 2020, una cifra ligeramente superior al año anterior.”

fuentes: edata.es / El Páis

En el mundo:

  • Cada año ⅓ de los alimentos producidos en el mundo no están consumidos por nadie. Solo con aprovechar la cuarta parte de estos desperdicios, acabaríamos con el hambre y la desnutrición en el mundo (FAO – 2011)
  • El 8% de las emisiones de gases invernadores provienen del despilfarro alimentario. Sería el tercer emisor de gases de efecto invernadero si fuera un país (detrás de China y EEUU). (togoodtogo)
  • En la Unión Europea, cada año se desperdician 88 millones de toneladas de alimentos, con un coste asociado de 143 billones de euros. (Gencat)

¿En qué proporción se tira comida desde la producción hasta el consumo final?

Desde un estudio a nivel Europeo, se estima que:

Producción: 11%

Procesados: 19%

Comercialización: 5%

Servicios de restauración: 12%

Hogares: 53%

Fuente: Departament d’Acció Climàtica, Alimentació i Agenda Rural / Informe FUSIONS, 2012

En Cataluña, desde la distribución hasta el consumidor final:

En los hogares: 58%

Los supermercados: 16%

Los bares y restaurantes: 12%

El comercio al por menor: 9%

Catering y restauración de las instituciones: 4%

Mercados municipales: 1%

Fuente: Un consum més responsable dels aliments (Agència de Residus de Catalunya)

¿La parte correspondiente a los residuos orgánicos es relevante?

Si, y mucho. Se estima que la materia orgánica corresponde al 36% (peso) de todos los residuos municipales en Cataluña. De este 36%, un 32% se refiere a la fracción orgánica alimentaria. Es la que más cantidad de residuos genera, sabiendo que su compostaje o reutilización está muy dificultado por la mezcla con otras fracciones de residuos. 

Fuente: un consum més responsable dels aliments (Agència de Residus de Catalunya)

¿La confusión entre la fecha de consumo preferente y la fecha de caducidad es importante?

Si, la falta de claridad en el etiquetado y nuestra confusión es responsable del 10% de toda la comida que se desperdicia en la Unión Europea, es decir, casi 9 millones de toneladas anuales.

De hecho, el 40% de los españoles siguen confundiendo aquellas 2 fechas (sobre todo los jóvenes) y 4 de cada 10 consumidores no saben que la fecha de consumo preferente es solamente un indicador de calidad organoléptica. 

Fuente: Toogoodtogo / El pais

¿Cuáles son los alimentos que más desperdiciamos?

Frutas y verduras: 67%

Pan y bollería: 18%

Salsas: 16%

Embutidos: 10%

Fuente: El pais

¿A qué edad se desperdicia más?

La gente de entre 50 y 64 años es la que más desperdicia según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en su informe de 2020.

Ahora, según Aecoc, como se comenta en el artículo del País, los jóvenes de entre 25 y 34 años serían los que desperdician comida con más frecuencia, principalmente por planificar mal sus compras y por falta de conocimiento de recetas de reaprovechamiento.

Fuentes: El pais ; edata.es

¿Y se tira mucho pescado?

Dejemos la respuesta a Ada Parellada, cocinera del restaurante Semproniana en Barcelona:  “La mitad de lo que se pesca se devuelve muerto al mar. La causa: no tiene valor comercial. También se devuelve pescado al mar porque se ha superado la cuota permitida. Básicamente, se tira lo que se ha pescado por miedo a las multas. También, lo que no se vende al terminar la subasta se tira.” (Libro “La cocina sostenible” – Ada Parellada)

¿En qué proporción se tiran esos alimentos que no se pueden realmente utilizar?

Esos números son interesantes para situar qué desperdicios hay, contando aquellos alimentos o partes que son más difíciles de usar. Vemos que representan una parte importante. No obstante, a medida que va cambiando nuestra sensibilización, sabemos bien que muchas pieles, tallos, hojas de verduras y frutas se pueden aprovechar. 

Notar que son datos de un informe referente del 2012 (no es de hoy, pero nos parece relevante igual). Os dejamos el texto original traducido al castellano:

“En Cataluña se consumen unos 3,74 millones de toneladas de alimentos sólidos (499 kg/hab./año), de los que se ingieren 2,56 millones y se descarta 1,18 millones en forma de residuos alimenticios. De ese 1,18 millones de toneladas, unas 920.577 toneladas no se pueden evitar, ya que están intrínsecamente ligadas al consumo de alimentos y proceden de restos alimenticios que no nos comemos habitualmente (las cáscaras y pieles de hortalizas, verduras y frutas, el marrón de hacer el café y los restos de infusiones, los huesos, las espinas de pescado y los caparazones, etc.)”


Fuente: un consum més responsable dels aliments (Agència de Residus de Catalunya)

¡Ayúdanos a cantar más alto!

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *